Información clave
Estudios en el extranjero: Vida estudiantil

¿Es posible estudiar 2 carreras a la vez?

dos carreras
2027

Natalia Perea es una joven venezolana, cuya vocación venía por partida doble. Quería estudiar Comunicación Social y también Psicología. Por eso se preguntó por qué no cursar ambas y al mismo tiempo. El resultado: unos años de mucho sacrificio, que le valieron una doble titulación, excelentes experiencias y amigos por partida doble. Ahora, desde su perspectiva, ella te cuenta cómo le resultó su plan y te aconseja para que cumplas tu meta.

 

 

¿Cómo describes la experiencia en general?

—Intensa. Es una experiencia que lleva a vivir cada minuto al máximo y en la que tanto los momentos buenos como los malos se viven con mucha intensidad. Creo que la analogía perfecta para describir la experiencia es pensar que es como un deporte de élite. Vas a sufrir, sí. Pero lo vas a lograr si te dedicas a ello, te organizas, tienes un plan, "entrenas" como es debido, estableces prioridades e inviertes el tiempo que necesita para alcanzar tus objetivos, cuidando no lesionarte y conociendo tu cuerpo para saber hasta donde puedes llegar. Además, como en todo deporte, tienes que tener un equipo que te cuide y que te apoye. No puedes hacerlo todo tu solo. En mi caso, tuve la red de amigos más maravillosa y solidaria que se pueda desear, mi novio de los últimos dos años de universidad ahora es mi esposo y mi familia siempre estuvo en el proceso. Al final cuando cruzas la línea de meta (o recibes un diploma) la satisfacción es tan grande que sabes que cada instante valió la pena.

 

¿Qué consejos le das a los estudiantes que tienen este plan de estudios?

—El principal, dentro de lo agobiante y difícil que puede tornarse le proceso, es seguir disfrutándolo. Suena un poco contradictorio pero, en mi caso, incluso en los días más difíciles, me sorprendía al descubrir que estaba divirtiéndome con una guía o fascinada con algo que decía un profesor. No es una decisión sobre "poder" hacerlo, es sobre "querer" hacerlo. Cada día me repetía que lo hacía porque me gustaba y todo fue gracias a mi papá, porque un día que estaba muy saturada y que no quería presentar un examen, y él me dijo: "Si dejas una de las carreras, que sea porque no te gusta o porque no te llena, no porque no puedas. Porque poder, sí puedes y tienes todo para lograrlo". Y en segundo lugar, nunca utilices tu decisión como una excusa. Estudiar dos carreras no debe ser una razón para evadir tus responsabilidades, el equilibrio no es fácil pero puedo asegurar que con organización y dándole el justo peso a cada aspecto de la vida se puede llegar a lo que realmente importa.

 

¿Es importante que ambas carreras sean afines?

—Solo puedo hablar desde mi experiencia y en mi caso fue vital. Durante la universidad, ver materias similares (o incluso iguales, como fue el caso de estadística) hizo que la carga fuera más llevadera. Ya como profesional, ha definido mi perfil. Aunque solo he trabajado en Publicidad o Marketing, mis jefes siempre han hecho énfasis en el hecho de que soy psicóloga y he encontrado la forma de unir mis títulos al definirme como "Marketing Psychologist", lo cual da sentido a lo hago cada día. Sin embargo, debo confesar que no siempre fue obvio para mí cómo unir profesionalmente ambas carreras. Como muchas personas, tenía muy fija la idea del psicólogo clínico y no fue hasta quinto semestre cuando encontré la frase que dio sentido a todo lo que hacía: "La publicidad es psicología puesta en práctica.” (Ries y Trout).

 

Cuéntanos los pros y contras de estudiar dos carreras simultáneamente

—Pros:

 

1. Satisfacción indescriptible: el día que me gradué de mi segunda carrera nadie podía quitarme la sonrisa y hoy en día los recuerdos buenos son infinitamente superiores a los malos o difíciles.

 

2. Acentúa valores como el compromiso, la organización, la dedicación: te vuelves una persona más productiva y aprendes el verdadero valor del tiempo.

 

3. Sincera amistades: solo las personas que quieren estar en tu vida lo estarán y sabrán valorar el tiempo que pueden compartir.

 

4. Diferentes perspectivas: sin duda, a nivel de conocimientos, estudiar dos carreras es una gran ventaja, pero creo que la perspectiva va más allá de eso, por ejemplo, en mi caso, tuve la suerte de estudiar una carrera en una universidad pública y otra en una privada, eso me dio contraste y realidad, una visión del mundo que agradezco tener cada día.

 

5. Un perfil único que abre muchas puertas a nivel laboral.

 

—Contras:

1. La última prioridad era dormir: hoy en día sé y creo en los beneficios de un buen descanso, pero durante 5 años mi media de sueño fue de 4 horas.

 

2. Mi alimentación fue otra marginada en el proceso: aunque desarrollé buenos hábitos a nivel de organización y productividad, vivía de la comida rápida y de lo que permitirá "resolver" más fácil.

 

3. La renuncia: organizar el tiempo no significa hacerlo todo, significa establecer prioridades y sacrificar cosas. Renunciar a cursos que quería hacer, a salidas con amigos, a quedarme en la fiesta hasta el final... no siempre fue fácil.

 

4. Incertidumbre: al principio no sabes si va a valer la pena o si es la decisión correcta. Yo comencé a estudiar las dos carreras porque a los 17 años no tenía nada claro qué quería hacer y decidí probar "cuál me gustaba más". No tener la seguridad siempre genera dudas y miedos.

 

5. La incomprensión: "Estás loca", "¿Seguro que vale la pena?", "Yo conozco un amigo que lo intentó y no pudo"... son solo algunas de las frases que escuché más frecuentemente de lo que hubiese deseado. Lo importante es aprender a vivir con ellas y no dejar que influyan en la decisión.

 

Buscar un curso

Selecciona un país
Por nivel de estudios*
SOBRE EL AUTOR

dos carreras

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo (UCAB, Venezuela). Tesista de la Maestría en Comunicación Organizacional (UCAB. Venezuela). Interesada en viajes, gastronomía y producción editorial.