Información clave
Estudios en el extranjero: Vida estudiantil

¿Cómo ejercitar la memoria para tener más éxito en los exámenes?

mejorar la memoria
249

Al aprender sus libretos, no es inusual que los actores deban releer el texto más de 100 veces antes de tener la certeza de poder recitar sus líneas con confianza. Una película de 2011 llamada Hunger, dirigida por Steve McQueen, cuenta con una escena hecha en una sola toma entre dos personajes, que toma 17 minutos y 10 segundos. Para poder memorizar esta escena, el actor Liam Cunningham se mudó con Michael Fassbender y practicaron de 12 a 15 veces por día esta escena. Les tomó cerca de un mes poder memorizar las líneas del diálogo y, aún después de ese sacrificio, tuvieron que hacer 4 intentos antes de lograrla.

 

¿Por qué mencionamos esta historia? El punto es que la memorización repetitiva es excepcionalmente difícil, y hay algunos métodos para “engañar tu cerebro y que recuerde todo, pero es difícil describir estos métodos como conocimiento. Son más como atajos para la zona de memoria de tu cerebro.

 

Aprender y memorizar

El verdadero truco para ser más exitoso en los exámenes es saberse la teoría en términos que te permitan explicártela a ti mismo u otra persona en términos simples. Es importante incluir términos y frases que estén cercanamente relacionadas al tema, pero lo fundamental es que conozcas tan bien los fundamentos esenciales que puedas explicarle a un Marciano, o a tu abuela.

 

Por supuesto que es más fácil decirlo que hacerlo. A nadie le gusta repasar, especialmente con tal intensidad que se conviertan en memorias de largo plazo. En cambio, a la gente le gusta acumular conocimiento en cuestión de días, con la esperanza de mantener el conocimiento necesario hasta el día del examen. Después olvidarlo todo tan pronto termina.

 

Nosotros no recomendamos “atiborrarte”. Pero si te tocara, hay algunas técnicas para recordar lo aprendido, antes que tu entendimiento. Para mayor información sobre estudios, visita: www.viva-mundo.com

 

Técnicas

Un método común de memorización es el método de loci, en donde tu creas asociaciones significativas en una secuencia de lo que intentas memorizar. Por ejemplo, si quieres recordar un poema, puedes asociar su primera línea con algo de la calle en la que vives. La segunda, a la puerta de tu casa. La tercera a la entrada, y así sucesivamente. Por ejemplo, si el poema es sobre un delfín que vive triste y que vive en la luna, imagínate al delfín en tu calle, un niño triste en la puerta de tu casa, y un modelo de la luna en la entrada. Esta situación surrealista, al asociarse con algo que conoces tan bien, puede hacer que recuerdes con mayor facilidad.

 

Hay torneos de memorización, en el que hombres y mujeres compiten en recordar lo más posible. Le pueden pedir que recuerden la mayor cantidad de dígitos del número, o una secuencia de naipes. Este método loci, es popular entre los participantes, quienes claman no ser prodigios o tener un cerebro excepcional; simplemente que trabajan en sus técnicas día a día.

 

Esto despierta una duda. ¿Por qué molestarte en aprender este tipo de técnicas, cuando simplemente podrías pasar ese tiempo aprendiendo el tema actual del examen? La triste verdad es que aprender usualmente requiere de repetición. Ese es el secreto para ser bueno en cualquier cosa que te propongas. Es una lástima que la repetición sea aburrida e incómoda.

 

Todos hemos intentado memorizar algo leyéndolo una y otra vez. Una pesadilla. Y probablemente recuerdes poco de esa forma, pero repasando constantemente a lo largo de unos días, recordarás más cosas a largo plazo.

 

Es más sencillo recordar y comprometerse con cosas que te atraen. La mera repetición te llevará a dónde quieres llegar, aunque no sea un camino muy ameno.

 

Hacer el tema más interesante hace que todo el proceso sea más simple y más agradable. ¿Has notado con qué facilidad memorizas la letra de una canción que te gusta, o los diálogos de una película, comparados con un texto académico? Introducir ritmo a lo que estás tratando de memorizar puede facilitar las cosas. Traducir algo que te cueste trabajo entender a términos más sencillos también es un buen primer paso al tratar de recordar algo.

 

Otra técnica común es darte recompensas que vaya incrementando acorde a lo que vas aprendiendo. Se ha sugerido que la popularidad de Twitter y Facebook, así como video juegos como World of Warcraft y Call of Duty se deben a estructuras que te dan un poco de dopamina a medida que realizas más esfuerzo usándolos.

 

Ejemplos de la vida cotidiana

En términos de video juegos, por ejemplo, jugar tu primer juego te da bastantes recompensas, incrementas tu nivel con facilidad, adquieres nuevos elementos para usar, una buena cantidad de monedas, etc. Tu segundo juego también te recompensa, aunque en menor cantidad. El tercero aún menos. Al incrementar el nivel de dificultas para lograr una recompensa (que son diseñadas para ser gratificantes y atractivas (significa que el jugador se mantenga comprometido con el juego y le siga dedicando más tiempo.

 

En redes sociales, podemos ver este efecto en el número de notificaciones, me gusta, retweets, etc. Entre más uses la aplicación, más de esto vas a necesitar para disfrutarla, más esfuerzo debes hacer al publicar tus fotos, memes, cualquier cosa.

 

Puedes usar esos métodos para ayudarte a concentrar, quizá permitiéndote un poco de chocolate al terminar de repasar una página. El siguiente trozo después de dos páginas, luego tres páginas y así consecutivamente. Ten cuidado que darte una recompensa como un descanso, puede significar que pasen horas antes que recuerdes qué es lo que se supone que deberías estar haciendo.

 

Buscar un curso

Selecciona un país
Por nivel de estudios*
SOBRE EL AUTOR

mejorar la memoria

Editor - colaborador