Escoger dónde estudiar
Estudios en el extranjero: Once you arrive

Divertidos errores al hablar otro idiomas

28 JUN 2015
892
Errores de idioma

Cuando aprendemos otra lengua, es importante sumergirse en el medio ambiente donde es utilizada. ¡Respira profundo y se valiente! Lánzate a las calles y trata de comunicarte con los lugareños… Aunque será inevitable cometer ciertos errores que generen sonoras carcajadas a tu alrededor.

Y como nadie es perfecto, a continuación conseguirás una serie de divertidas equivocaciones que hemos recopilado del sitio Web www.forum.wordreferences.com. Recuerda, de los errores también se aprende…

 

·         En Irlanda, una vez llamé a mi marido "nevera de mi corazón". La palabra irlandesa para refrigerador es "cuisneoir" (KUSH-ni) y la palabra irlandesa para "vena de mi corazón" (un término cariñoso común, como "querido" en inglés) es "cuisle chroi mo" (KUSH -la HREE mo). Otra expresión de cariño es "stor" (mi tesoro). Me confundí con los términos "cuisle" y "stor", pues suenan como "cuisneoir", que es refrigerador. A partir de ese momento, se convirtió en una tradición familiar llamar a los demás "refrigerador de mi corazón" en nuestra casa.

 

·         En español, la palabra "preservative" se traduce como "aditivo" o “conservador”; mientras que un “preservativo” es un “condón”. Cuando estaba aprendiendo a hablar español, yo tan rubia y con el típico aspecto anglosajón, fui a una cafetería y pedí “un jugo de naranja sin preservativo, por favor”; o lo que es igual a “un jugo de naranja sin condón, por favor”.

 

·         Cuando estudiaba en Madrid, tuve un compañero en la universidad que aún no hablaba bien español, y en lugar de decirme que amaba los duraznos; me confesó que amaba los desnudos. Tuve que explicarle el significado de ambas palabras y terminamos riendo hasta las lágrimas.

 

·         En un mercado en Kenia, intentaba explicar que vendía ropa usada (“mtumba”, en el idioma local), pero en lugar de eso dije que vendía intestinos (“matumbo”). Primero me veían con cara extraña, y luego soltaban la risa.

 

¿Tienes alguna anécdota parecida que quieras compartir? ¡Comenta este artículo!

 

Artículos y enlaces relacionados:

Cursos para estudiar Lenguas en el exterior

¿Ser bilingüe te hace más inteligente? La importancia de aprender otro idioma