Información clave
ESTUDIOS EN EL EXTERIOR : Vida estudiantil - Debes leer:

Consejos para socializar si vas a estudiar en el extranjero

1125

Para muchos jóvenes, uno de los más aterradores aspectos de estudiar en el extranjero (y en su mismo país) es hacer nuevos amigos. No te preocupes si la timidez es una de las características de tu personalidad, pues la universidad y la unión estudiantil se convertirán en tus mejores aliados. Cada año, reciben cientos y miles de nuevos alumnos que no se conocen; y organizan actividades divertidas para ayudarlos a socializar. Recuerda que no eres el primero ni el último que atraviesa por una situación similar.

 

Es normal sentirse desorientado durante los primeros días y/o semanas después de llegar a un lugar extraño, pero más temprano que tarde serás todo un experto en “romper el hielo” con desconocidos, y tu confianza se elevará como un cohete. Con el propósito de ayudarte, a continuación encontrarás una serie de recomendaciones para conocer gente, incluyendo temas de discusión que puedes mantener “bajo la manga” y sacarlos cuando los necesites:

 

Preguntas esenciales para la primera semana en el campus

Muy útiles, tanto para estudiantes internacionales como domésticos:

¿De dónde eres?

¿Qué estás estudiando?

¿Dónde vives?

Úsalas para intercambiar información, sobre todo cuando el silencio invada el espacio. Seguramente responderás esas mismas interrogantes una y otra vez, durante las dos primeras semanas de clases. Si la conversación se torna amena, puedes ampliar las preguntas para saber un poco más acerca de los tipos de alojamiento disponibles, comparar las opciones de ambos; o conocer las razones que llevaron a tu interlocutor a escoger determinada carrera, etc.

 

Pide direcciones

En tus primeras semanas dentro del campus, no te sorprendas si te pierdes. Después de todo, jamás habías recorrido esas aulas de clases, salones de lectura, etc.; y una universidad siempre es más grande de lo que te imaginabas. Con el tiempo, te familiarizarás con todos sus espacios; mientras tanto, pregunta dónde queda cada cosa sin sentir vergüenza. No querrás llegar a tercer año sin conocer bien las instalaciones universitarias y parecer un novato.

 

Haz cumplidos

Aunque algunos encuentran incómodo recibir halagos de extraños sin ninguna razón aparente, lo cierto es que resulta agradable y aumenta la autoestima, sobre todo si estás teniendo un mal día. Además, es bueno saber que el esfuerzo que pones diariamente en mejorar tu apariencia física se nota, y que quienes te rodean reconocen tu buen gusto. Incluso puede convertirse en tema de conversación.

 

El clima

Si estudias en el Reino Unido, debes saber que este es uno de los temas favoritos de los británicos. Forma parte de su cultura, aunque una miserable lluvia azote la ciudad o haga un calor insoportable; hasta el punto que incluso ellos mismos se dan cuenta de que son muy repetitivos al respecto. Asimismo, en otros países es interesante hablar del tema, porque al fin y al cabo es una situación que nos afecta a todos al mismo tiempo.

 

Escucha otras conversaciones

A pesar de que se trata de un acto de mala educación, intenta captar de qué hablan otros estudiantes (la manera de conversar, cómo se saludan, etc.). No se trata de inmiscuirte en asuntos que no te conciernen, sino de conocer las expresiones que se usan y practicar un poco más el idioma. Así que evita andar por todas partes con audífonos y música a todo volumen.

 

¿Qué están viendo en TV, qué leen, qué escuchan?

Este consejo es sumamente útil para iniciar conversaciones en el transporte público. Muchas personas aprovechan para ver televisión, películas o videos en YouTube a través de sus teléfonos, laptops y/o tabletas; o simplemente disfrutar de su cantante o banda favorita. Leer también sigue siendo una de las actividades favoritas a la hora de esperar. Sin ánimos de que te tilden de entrometido, puedes preguntar educadamente acerca del programa/libro/canción de tu compañero de asiento; explicándole que tenías pensado hacer lo mismo pero no estabas seguro

 

Habla sobre los profesores

Conoce a tus compañeros de curso, pues tarde o temprano verán las mismas clases (y quizás hasta les toque hacer trabajos en equipo). Esta es una buena forma de hacer desaparecer cualquier bruma, si comparten un profesor que les hace la vida un infierno. A lo mejor es lo único que tienen en común, por lo menos superficialmente, y puede servir para entablar una amistad.

 

Practica la autocrítica

Si puedes reconocer una pequeña debilidad en ti mismo y burlarte de ella, quienes te rodean bajarán la guardia. Tener la capacidad de reírte de ti mismo o de tus propios accidentes constituye una cualidad admirable y entrañable, y los demás se sentirán más cómodos y en control de la interacción.

 

Información adicional:

Becas para estudiar en el extranjero

Guía general para estudiar en el extranjero

¿Sabes cuáles son los beneficios fundamentales de ser un estudiante latinoamericano internacional?

Buscar un curso

Selecciona un país
Pregrado
SOBRE EL AUTOR

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.

Dale un vistazo...