Información clave
Estudios en el extranjero: Once you arrive

Lidiar con el "Choque Culltural Inverso" del estudiante internacional.

1586

Salir de casa y enfrentar los retos de un nuevo hogar, un nuevo estilo de vida y un nuevo grupo de extraños de dónde elegir amigos es una de las experiencias más aterradoras que te puedas imaginar. Has decidido estudiar en el extranjero y llegó el momento de encarar las consecuencias de esa decisión.

El tiempo ha pasado, y una vez terminados los exámenes y las exposiciones es probable que enfrentes el desafío de volver a casa. Independientemente de cuál haya sido tu experiencia personal, quizás fue la mejor de tu vida o tal vez no puedes esperar para regresar a tu país, seguramente sentirás algo conocido como “choque cultural inverso”.

Este proceso emocional es muy similar al vivido cuando llegaste a tu destino de estudios, pero ahora esos sentimientos sobrecogedores te los produce tu propio lugar de origen. Expertos han identificado 4 etapas en el “choque cultural inverso”:

Separación:

Comienza antes de abandonar el país. Imaginas tu regreso e inicias los preparativos. El ajetreo y el bullicio de los exámenes finales, las fiestas de despedida, y empacar puede incrementar tu tristeza y frustración. Sientes que ya extrañas a tus nuevos amigos, y te resistes a la partida. O, puede ser que el tiempo pase volando y ni siquiera tengas tiempo de reflexionar acerca de tus emociones y experiencias. 

Euforia inicial:

Poco tiempo antes de la partida, te sentirás excitado y ansioso por el regreso a casa. Son sentimientos muy similares a la fascinación y el entusiasmo que te produjo la llegada al país donde estudiaste. Quizás estés inmensamente feliz por ver de nuevo a tu familia y amigos, al igual que ellos. Sin embargo, pronto te das cuenta de que a la mayoría de las personas no le interesa tanto tus experiencias en el extranjero como lo habías esperado. Mientras descubrías muchas cosas nuevas, sus vidas continuaban. Amablemente, escucharán tus historias por un rato, pero luego cambiarán de tema de conversación como si nada.

Irritabilidad y Hostilidad:

Quizás experimentes sentimientos de frustración, ira, alienación, soledad, desorientación y desamparo; sin razón alguna. Puedes llegar a ser muy irritable y crítico con los demás y con la cultura de tu país, hasta el punto de sentirte como un extraño en tu propia casa y, a largo plazo, volver al extranjero; donde incluso crees tener mayor independencia.

Reajuste y adaptación:

Al final, lograrás reajustarte gradualmente a la vida en tu hogar. Todo volverá a la normalidad otra vez, y es muy probable que vuelvas a adoptar algunas de las viejas rutinas de antes, pero las cosas no estarán exactamente como las dejaste. Así que deberás desarrollar nuevas actitudes, creencias, hábitos; así como también metas personales y profesionales, y verás todo desde un punto de vista diferente.

¿Qué hacer entonces?

  • Lo más importante es tratar de incorporar los aspectos positivos de tu experiencia internacional en el extranjero con los aspectos positivos de tu vida en el hogar.
  • Mantén contacto con los amigos que hiciste en el exterior, pues te ayudarán a sentirte conectado con esa experiencia.
  • Trata de hallar un nuevo pasatiempo o un nuevo y excitante trabajo que te mantenga motivado, una vez que estés de regreso.
  • Intenta conocer a otras personas en tu localidad que hayan vivido experiencias similares y conversen al respecto.
  • Además, sal por ahí y asegúrate de que tu entorno es diverso y multicultural, para que puedas seguir aprendiendo de los demás de la misma manera como lo hacías en el extranjero.

Buscar un curso

Selecciona un país
Posgrado
SOBRE EL AUTOR

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.