Información clave
Estudios en el extranjero: Once you arrive

Consejos para sobrevivir a compañeros de habitación o "roommates" detestables.

406

Mudarse lejos de casa para ir a la Universidad, constituye una experiencia inolvidable. Se trata de una época en la que no tienes que soportar los constantes llamados de tu madre para que laves tu ropa, ni vecinos molestos que registran tus cosas, y mucho menos a tu padre esperándote en la puerta para saber cómo te fue en tu cita. Gozas de total libertad y una felicidad absoluta… sólo si no corres con la suerte de compartir el cuarto con un estudiante que pareciera venir del mismísimo infierno. A continuación, enumeramos algunos de estos especímenes indeseables:

 

La mugre errante

¡Sí, realmente existe! ¿Recuerdas a Slimer, la desagradable y viscosa gota verde de la película Caza Fantasmas? Siempre estaba comiendo y chorreando baba a su paso. Esta clase de compañero de habitación es una suciedad ambulante, que deja huellas por doquier: Con sólo ver sus pantalones y alimentos a medio comer hasta servilletas arrugadas tiradas en el suelo, ya sabes exactamente lo que hizo al llegar: Se desvistió, mordió un bocadillo, se sonó la nariz y se fue a la cama. Incluso a veces lo encuentras echado en el sofá, dejándote libre el frío y duro piso. Puedes tomar venganza escondiéndole sus posesiones más preciadas, y cuando lo veas afanado buscándolas; dile que la única manera de encontrarlas es limpiando el desastre.

 

El pellizcón

No es exactamente un ladronzuelo, pues no roba cosas; pero cada vez que te ve comiendo, coge un poco de tu plato para probar. O cuando abres el refrigerador en busca del trozo de pastel que habías guardado, te das cuenta de que desapareció. O justo en el momento en el cual tomas el champú para lavar tu cabello, notas que se acabó misteriosamente (aunque lo habías comprado hace poco). Se trata de una situación incómoda, porque no puedes confrontar al culpable… Mientras no tengas pruebas de que fue él, puede negar todo cínicamente. La solución es mantener tus cosas resguardadas en la habitación, bajo llave de ser posible.

 

El bébelo todo

Es un personaje desagradable, especialmente cuando todos comparten alimentos y bebidas en la casa. Va directo al refrigerador, toma cualquier botella y bebe directo del frasco, sin importar que hayan vasos a su alrededor. Desde leche hasta vino, e incluso en algunas oportunidades introduce el dedo en el envase de puré de papas. Para darle un escarmiento, puedes dejar leche rancia o jugo pasado en la nevera (borra cuidadosamente la fecha de caducidad), o mezclar adrede un poco de pasta de jengibre en alguna sobra guardada. ¡Es un truco doméstico para alejar a las mascotas (o plagas)!

 

El pedigüeño

Siempre está corto de dinero, o no ha tenido tiempo para ir a la biblioteca. Todo lo pide prestado: ropa, libros, algunos billetes, apuntes de clases… Lo peor es que demora una eternidad para devolver los artículos, si es que lo hace. Ante esta situación, lo mejor es decir que no, aunque parezcas egoísta o mal compañero.

 

Por supuesto, existen muchas otras clases de compañías aborrecibles… Esperamos que no te toque alguna de ellas.

 

Información que puede ser de tu interés:

Guía general para estudiar en el extranjero

¿Sabes cómo influye tu alojamiento en el éxito académico?

7 consejos esenciales para buscar un lugar donde vivir

 

Buscar un curso

Selecciona un país
Posgrado
SOBRE EL AUTOR

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.