Información clave
Estudios en el extranjero: Noticias recientes

Becas para Ecuatorianos: estudia en el extranjero y regresa a trabajar en casa.

1903

Galo Guarderas acaba de iniciar estudios en España para convertirse, dentro de cinco años, en experto en Fotovoltaje. Dicha carrera constituye un campo vital para el aprovechamiento de la energía solar, y tendrá un costo total aproximado de unos 150 mil dólares. Lo mejor de todo es que este profesor de ingeniería, de 47 años de edad, no tendrá que pagar ni un centavo para obtener su doctorado; pues su país de origen, Ecuador, se encargará de las facturas.

Guarderas es pionero en participar en un novedoso programa que aspira convertir a la pequeña nación suramericana en un competidor global. Por cada año de ayuda académica, el beneficiario garantiza trabajar por un período de -al menos- dos años al regresar a casa.  

De acuerdo con Rafael Correa, Presidente de Ecuador, la intención es detener la “fuga de cerebros” que se produce cuando los talentos locales no consiguen oportunidades de desarrollo y emigran. “Queremos revertir esa situación y hacerla favorable para el país”.

“Sin talento humano, Ecuador no avanza”, agregó el Jefe de Estado suramericano; “así que estamos invirtiendo para construir los profesionales de más alto nivel que necesitamos para impulsar nuestro desarrollo”.

Héctor Rodríguez, Ministro de Ciencia e Innovación de Ecuador, considera que la meta es alcanzar una transformación radical, de ser una nación que importa un 77% de materias primas y petróleo, a ser importador de tecnología. “Lo mejor del mundo científico se encuentra en el exterior y debemos ser capaces de tomar ventaja de esa situación”.

Las becas de estudio para profesionales como Guarderas beneficiarán a más de 2 mil ecuatorianos este año, el doble de las ayudas suministradas en el 2011 y una cantidad un 80% mayor que la otorgada en el 2010. Asimismo, el gobierno destinará más de 250 mil dólares para un fondo de educación universitaria, que becará estudiantes egresados de secundaria en las 50 casas de estudio más prestigiosas del mundo. Los mejor calificados tendrán la opción de escoger su carrera, mientras que el resto cursará las especializaciones que le sean asignadas. Del mismo modo que ocurre con los beneficiarios de ayudas económicas para postgrados, maestrías y doctorados; los estudiantes de pregrado también deberán regresar a Ecuador para trabajar dos años por cada 12 meses de estudios pagados por el gobierno.

Como parte de este ambicioso programa educativo, se tiene pensado importar talento desde otros países. De hecho, ya han sido reclutados 100 matemáticos, físicos, químicos, biólogos y otros científicos; la mitad de ellos de nacionalidad ecuatoriana y el resto extranjeros. Cada uno de ellos recibirá pagos mensuales de 6 mil dólares, y el gobierno se encuentra en proceso de revisar mil quinientas solicitudes adicionales provenientes de España, Estados Unidos y otras naciones interesadas.

Juan Ponce, Presidente de la sede ecuatoriana de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, asegura que “en estos momentos no está ocurriendo nada parecido en América Latina”. Esto sucede porque los pocos países que corren el riesgo de financiar estudios en el exterior, luego se encuentran con la negativa por parte de los beneficiarios de volver; pues consiguen empleos mejor remunerados en los lugares donde estudiaron.

Allan Goodman, antiguo Decano de la Escuela de Servicios Internacionales de la Universidad de Georgetown, opina que el programa ecuatoriano es innovador y prometedor: “Abarca una integración real entre educación y empleo, nunca antes vista en proyectos similares de otras naciones. Me parece que leyeron el manual de mejores prácticas para que todo funcione y lo han adoptado de mil maravillas”.

A fin de asegurar que los beneficiarios de las becas de estudios cumplan con los acuerdos preestablecidos de regresar al país, el gobierno ecuatoriano les exige –tanto a ellos como a sus familiares- firmar contratos donde se comprometen a pagar si el estudiante no vuelve o se retira de la universidad; dejando incluso, como garantía, sus propias casas. Cuando los recién graduados retornan, tienen asegurados puestos de trabajo en instituciones universitarias y organismos gubernamentales, generalmente como docentes o investigadores.

Información de interés:

Becas en el exterior

Buscar un curso

Selecciona un país
Posgrado
SOBRE EL AUTOR

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.