Información clave
Estudios en el extranjero: Información clave

Pros y contras del año sabático antes de ir a la universidad

Gap Year
472

El “Día Internacional del Trabajador” o “Primero de Mayo” es una festividad dedicada al movimiento obrero mundial, durante la cual se llevan a cabo diferentes reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases trabajadoras, por parte de movimientos socialistasanarquistas y comunistas.

 

Desde su establecimiento, por decreto del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París en1889, se considera un día de lucha reivindicativa y de homenaje a los “Mártires de Chicago”; quienes eran sindicalistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en la lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas. Esta  huelga iniciada el 1 de mayo de1886  culminó con la Revuelta de Haymarket tres días más tarde (4 de mayo).

 

En Estados UnidosCanadá y otros países no se celebra esta conmemoración; sino el Labor Day el primer lunes de septiembre en un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (Knights of Labor, en inglés). El presidente estadounidense Grover Cleveland auspició el cambio del festejo para septiembre por temor a que la fecha de mayo reforzase el movimiento socialista. Canadá se unió a dicho cambio a partir de 1894.

 

Con este histórico preámbulo, en Hotcourses Latinoamérica nos dimos a la tarea de recopilar los aspectos positivos y negativos de “reposar” un año luego de finalizada la secundaria y antes de ir a la universidad. Quizás te encuentres en el dilema de trabajar y luego estudiar o de comenzar de una vez la carrera… Lo que debes tener presente es que en el mercado laboral actual, las oportunidades más atractivas son para los mejor preparados.

 

Gap Year

También llamado “Año sabático”, es un merecido descanso para muchos estudiantes y una situación frustrante para otros. En efecto, puede ser una manera de recargar baterías o el momento perfecto para efectuar aquellas actividades cerca de casa que nunca pudiste experimentar por falta de tiempo.

 

Por ejemplo, si tu objetivo principal es conseguir un respiro de los salones de clase, exámenes y tareas; estos 12 meses son ideales para eso. Ya sea buscar un empleo a tiempo completo, perseguir un interés extracurricular (entrenar para un triatlón o hacer una pasantía en el canal de televisión local), viajar, ingresar en un programa de voluntariado de una ONG… Lo primordial es enfocarte. Te aconsejamos desarrollar un plan con anticipación, pues a menudo escuchamos quejas de "gappers" insatisfechos quienes, cuando ven a sus amigos entrar a la universidad en otoño, lamentan su decisión.

 

Si no tienes idea de qué hacer, considera revisar las páginas web que a continuación te indicamos. Algunas cobran una tarifa por sus servicios de consejería, y los programas que recomiendan suelen ser costosos, así que tenlo en cuenta a medida que avanzas:

 

·         www.interimprograms.com

·         www.timeoutassociates.com

·         www.dynamy.org/

 

Incluso es posible ganar dinero a través del voluntariado de Americorps (o en su programa de afiliados City Year). Revisa en:

 

La mayor ventaja de un año sabático es que muchos estudiantes que toman tiempo libre antes de la universidad, encuentran que el descanso les permite regresar a las aulas el siguiente otoño con renovado vigor y enfoque. A algunos les preocupa que un desvío pueda ocasionar un descarrilamiento a largo plazo, pero no es así. La mayoría está ansiosa por subir de nuevo al tren académico cuando llegue el momento.

 

Aunque tiene sentido aplicar a la universidad sin haber terminado la escuela secundaria –donde tienes acceso a servicios de orientación, recomendaciones de profesores, etc– ha ocurrido que después de un año de distancia, las prioridades del alumno cambian y muestra interés ​​por una institución diferente y/o programa de estudios. Así que piensa seriamente cuándo hacer tus planes universitarios, antes del año de descanso o durante el mismo.

 

Conseguir un trabajo, incluso de baja categoría, para sufragar los costos de la universidad es un aval para ser aceptado. Muchos miembros de las oficinas de admisión tienen algún grado de prejuicio contra los llamados “niños con cuchara de plata”, quienes pasan un verano o un año sin estudiar despreocupados viajando porque saben que sus padres han hecho un cheque grande para pavimentar el camino. Pero si en tu caso, les explicas que aplazaste el inicio del curso un año debido a que tus padres esperan que pagues una porción de los gastos de la universidad, esto podría actuar a tu favor impresionando al comité de admisión.

 

Artículos y enlaces relacionados:

Guía general para estudiar en el extranjero

Becas para estudiantes en el exterior

Buscar un curso

Selecciona un país
Por nivel de estudios*
SOBRE EL AUTOR

Gap Year

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.