Información clave
Estudios en el extranjero: Before you leave

Procrastinación… ¿cómo usamos nuestro tiempo?

453

¿Qué es la Procrastinación?

Si nos remitimos al Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia conseguimos que la palabra procrastinar proviene del latín procrastinare que significa diferir o aplazar.

 

El concepto propiamente alude al hecho de posponer continuamente tareas que debemos realizar, es decir, dejarlo todo para después; y aunque en nuestro idioma ya contábamos con palabras menos rebuscadas para referirnos a este fenómeno de la conducta como lo son: postergación y retraso, recientemente nos llegó desde de la cultura anglosajona esta palabra tan extraña que en inglés se ha venido empleando habitualmente para referirse a la actitud de retrasar conscientemente la realización de una actividad.

 

Ignacio Barajas en su libro La Procrastinación: una epidemia de nuestros días la define como un “trastorno crónico de la conducta que lleva al individuo que lo padece a evitar o postergar sistemáticamente todas aquellas tareas que debe realizar pero que no le gustan, motivan o reportan una recompensa inmediata ocupándose, en su lugar, de otras tareas de menor importancia”.

 

¿Cómo influye en mi vida?

Revisando bien los conceptos y poniendo en claro las diferencias, la persona procrastinadora no es precisamente una persona perezosa. Los perezosos evitan realizar esfuerzos, abandonan sus tareas para dedicarse a hacer nada e incluso tratan de endosarles sus actividades a otros. Mientras que los procrastinadores posponen de manera intencionada una actividad importante para dedicarse a otra que, a pesar de ser menos relevante, le reporta mayor recompensa.

 

Si en algún momento y de manera consciente aplazas el momento (fecha y hora) para realizar una tarea y en cambio te dedicas a otra actividad con la cual sientes mayor satisfacción, debes saber que estás procrastinando. Y esta actitud va a afectar directamente tu productividad personal y probablemente pueda desviarte de los objetivos que te has planteado a corto, mediano o largo plazo en tu vida.

 

Existen muchas maneras para mitigar los efectos de la Procrastinación en nuestro día a día como: 

- Ser organizado(a).

- Comprometernos más con el presente.

- Jerarquizar las actividades diarias siendo realistas en el tiempo que cada una requiere para llevarse a cabo.

- Enfocarse en la realización las actividades realmente importantes de cada día y no permitir que nos gane la tentación de realizar las actividades secundarias que puede reportarnos mayor placer.

- Evitar la autojustificación como mecanismo de defensa cuando diferimos una tarea.

 

Es importante reflexionar sobre el hecho de que de nada sirve abarrotar nuestra agenda de tareas que humanamente no pueden ser realizadas en un solo día y que al final sólo nos dejaran un mal sabor de boca y sentimiento de culpa por aquellas que no pudieron ser realizadas y se acumularon para después.

 

Si bien la Procrastinación es una realidad de nuestra sociedad, y en algunas personas se presenta en mayor o menor medida que en otras, es necesario saber que no es una enfermedad incurable ni congénita, sino más bien un hábito adquirido por diversas circunstancias (como la manera en que nos han formado) el cual se puede dominar y llevar a su expresión mínima o más inofensiva para nuestras vidas.

 

Si decides estudiar en el extranjero es probable que tengas un presupuesto estimado para cursar y terminar tus estudios en otro país. El hecho de que los culmines en tiempo y en forma, lo requiere un esfuerzo importante de tu parte en cuanto a organización de tu tiempo durante la realización de dichos estudios con el fin de evitar postergación actividades propias de tu vida estudiantil que garanticen el feliz y puntual término de tus estudios en el exterior.

 

Te invitamos a no postergar tu desarrollo académico. Para encontrar los mejores destinos, las instituciones más idóneas y la información más detallada sobre estudios en el extranjero, visita Hotcourses América Latina.

 

Buscar un curso

Selecciona un país
Pregrado
SOBRE EL AUTOR