Información clave
Estudios en el extranjero: Before you leave

Características de la vida de un deportista de alto rendimiento.

1123

Cuantas veces hemos imaginado llegar a ser como nuestros deportistas favoritos. Cuando éramos pequeños nuestras mentes fantaseaban en llegar a ser los próximos Zidane, Ronaldo, Andre Agassi, Steffi Graf,  Marta Vieira, Miguel Indurain, Michael Jordan, Babe Ruth y hasta Michael Schumacher. Soñamos en tener sus vidas, pero lo que muchos no saben es que detrás de la fama y los halagos hay un mundo de sacrificios que sólo pocos logran aguantar a lo largo de sus vidas.

 

Para llegar a ser un deportista de alto rendimiento hay que renunciar al mundo real y estar enfocados desde muy pequeños en lograr una meta, ya sea jugar una competición mundial, ir a los Juegos Olímpicos o ser un jugador profesional.  Renunciar a la mayoría de cosas que hacen los niños con normalidad por las largas horas de entrenamientos, por conseguir una beca o por los campeonatos en diferentes países, son unos de los aspectos más difíciles para un deportista; ir creciendo y vivir separado de sus seres queridos por buscar un sueño que no está cien por ciento seguro en el alcance de sus manos.

 

Otro aspecto importante es la alimentación y el cuidado médico que debe tener un deportista de alto rendimiento.  Muchas veces nos damos un gusto comiendo comida chatarra, chocolates, helados y nuestro snack favorito. Pero un deportista no puede darse el lujo de descuidar su alimentación. Día tras día, tiene a alguien que le controla la cantidad de proteínas y carbohidratos de quede comer para mantener el peso y el nivel de masa muscular necesaria dependiendo del deporte en el que se desarrolle.

 

Y esto no es todo. Hay un factor psicológico más importante que tiene que controlar un deportista de élite. No todas las veces que se compite se gana, y muchas veces habrá que intentarlo más de 3 o 4 veces para lograr un objetivo. Por esto, el estado de ánimo del deportista y la superación del fracaso juegan un papel importante en el rendimiento del atleta. La motivación de, a pesar de la derrota, seguir intentado, con disciplina, sacrificio y constancia, llegar a cumplir un sueño y lograr un reconocimiento por ello.

 

 

Asimismo, no sólo mientras se intenta buscar el éxito hay que tener en cuenta el estado mental de un deportista. Una vez que alcanza firmar un contrato, muchos deportistas no asimilan la gran cantidad de fama y dinero que les llega de la noche a la mañana. En algunos casos, hemos visto, como jugadores gastan su dinero en coches últimos modelos, relojes, aviones y mansiones, sin ahorrar un solo centavo. Lo que muchas veces, ellos no entiendes, es que el deportista tiene una vida muy corta, y a partir de los 32 años aproximadamente pasarán a vivir en el mundo real, sin contar que alguna lesión haga más corta su carrera.

 

Pero no todo es malo. A través de los jugadores que tanto admiramos queda demostrado que en muchos casos el no vivir una juventud normal se ve recompensada cuando estos jugadores pasan a ser leyendas que viven de generación en generación, y al final como muchos dicen “El sacrificio valió la pena”.  Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Lebron James, Rafael Nadal, Serena Williams y Miguel Cabrera, son algunas de las estrellas del deporte mundial más reconocidas hoy en día, y quienes de jóvenes dejaron sus hogares, estuvieron lejos de sus amigos y de sus parejas, para ser hoy quienes son: estrellas.

 

Buscar un curso

Selecciona un país
Posgrado
SOBRE EL AUTOR

Soy opuesto en voleibol, portera en futsal y lateral izquierdo en el fútbol. Me puedes encontrar donde haya un balón. Periodista deportiva venezolana.

Dale un vistazo...