Información clave
Estudios en el extranjero: Before you leave

Malas noticias

473

A nadie le gusta hablar de temas tristes o tragedias, pero es necesario encontrar en la red consejos que nos ayuden a afrontar las realidades cuando no contamos con el juicio o la compañía necesarios para sobrellevar una dificultad determinada. Por tal motivo, Pabsi Drums comparte estos consejos para cuando desde casa llegan malas noticias.

En la actualidad, me encuentro a mitad de un intercambio académico en Europa, y a mí han llegado noticias muy tristes de eventos que han sucedido a personas de mi tierra natal, noticias que me han afectado mucho y me han dejado asombrada, con un dolor en el pecho. La hija de siete años de una chica que conozco, quien fue mi vecina durante años, fue secuestrada. Apareció hace unos días en un basurero: quien la secuestró, abusó de ella y la maltrató descaradamente. Aunque ya tienen una persona acusada, todavía faltan muchas pruebas que garanticen 100% la culpabilidad del sospechoso.

De más está mencionar la angustia, la tristeza profunda y la rabia que he sentido por días en mi sistema. Es un dolor constante acompañado de imágenes y letras que no logran salir de mi pensamiento ni siquiera al tomar clase. Me siento muy impotente ante lo que sucede, y a veces pienso que mi vida en el extranjero no tiene importancia alguna comparada con el destino de la pequeña y la vida horrible y dolorosa que de ahora en adelante llevará quien fue mi vecina. Por eso, en la distancia trato de hacer lo más que puedo, y por eso hoy quiero compartir con ustedes, a modo de consejo, lo que he aprendido en los últimos días. De seguro, son muchos los que se encuentran en situaciones similares o les toque vivir algo así mientras cursan estudios en el exterior.

 

Enfermedades y problemas

Un amigo muy querido me dijo: “Ahora que estás de intercambio, despégate un poco de la isla [Puerto Rico], de las personas; respira un nuevo aire y toma este tiempo como tiempo exclusivo para tí; viaja, conoce y disfruta. Conéctate a la realidad cuando regreses...” Le he hecho caso, pero sólo un poquito. Es muy difícil distanciarse tanto de su tierra cuando uno está muy arraigado a su suelo. Confieso que he tratado de ver muy pocas noticias, y sólo he seguido aquellas que despiertan mi interés personal. Lo que no he hecho es separarme de mi familia y mis amistades, trato de mantenerme al tanto de las situaciones.

Si un amigo o familiar se encuentra enfermo o vive sucesos lamentables:

  • Escríbele todos los días. Indaga sobre su estado físico y anímico. No dejes pasar ninguna oportunidad para hacerle saber que puede contar contigo. Cuando pasamos malos momentos es que nos damos cuenta de quienes en realidad son nuestros amigos y a quienes de verdad le importamos.
  • Anímale. Puedes enviarle alguna postal electrónica, algún chiste que le haga soltar una sonrisa o un vídeo de su grupo musical favorito.
  • Mantente al tanto de lo que sucede. Ya sea verificando los periódicos locales de tu país cada vez que puedas o preguntándole a otras personas allegadas. Estar al día con la información más reciente te ayudará a calmar el dolor y, también, a saber qué escribirle a la persona afectada.
  • Si te pide espacio, otórgaselo. Eso no significa que te dejarás de preocupar. Verifica con otros allegados el estado de la persona y escríbele cada cierto tiempo alguna tontería, ya sea un mensaje genérico de cariño o un saludo.
  • Vuelve a casa. Cada caso es distinto, pero si la enfermedad o condición empeora o si tu presencia es necesaria de alguna manera, aunque sea de apoyo, discute con alguien la posibilidad del retorno temporero y planifica cómo volver.

 

Cuando un ser querido se va

Nunca me ha tocado vivir esta experiencia en el exterior, pero sí un amigo perdió a su madre cuando éste realizaba un intercambio académico durante este año 2011. Creo que todos saben qué hacer en una situación similar, pero para disminuir el estrés en esos breves momentos de confusión, comparto mi filosofía.

Un ser querido siempre es más importante que cualquier viaje, estudio o trabajo. Por ende, hay que mantener la calma, organizar las ideas, y meditar en cómo y cuándo regresar. Nunca se debe tomar una decisión a la ligera, sin detenerse a razonar un momento. Cuando ya el panorama esté claro, entonces hay que preparar la maleta, ya sea para partir definida o indefinidamente, y tomar el avión de vuelta a casa.

 

Por: Pabsi Drums

Buscar un curso

Selecciona un país
Por nivel de estudios*
SOBRE EL AUTOR

Editor general de Hotcourses Latinoamérica.