Información clave
Estudios en el extranjero: Opciones de alojamiento

Personaliza tu espacio en una residencia estudiantil.

cómo aprovechar el espacio de tu cuarto en una residencia estudiantil
1380

Si vas a estudiar en el extranjero, hay varias opciones de estadía, una de las más comunes son las residencias estudiantiles cerca de los institutos o universidades o incluso dentro de éstas. Los dormitorios de las universidades son para algunos estudiantes un cambio agradable. Para otros es una batalla de voluntades. Ya sea en un dormitorio sencillo, doble, triple, o de cuatro camas, hay muchas maneras en las que puedes personalizar tu espacio para crear un hogar, estando lejos de tu hogar. Verifica con las reglas de la residencia antes de hacer alguna alteración extrema; mostrar tu personalidad es excelente, pero no querrás pagar multas al final del año.

1. Comienza con la cama:

Tu cama es tu refugio pero las camas de estos dormitorios pueden ser individuales, de muchos años e incómodas. Ten un juego de sábanas para el invierno por si acaso el dormitorio se enfría (o tus compañeros de cuarto necesitan la ventana abierta todo el tiempo), y asegúrate de tener un colchón de buena calidad. Si puedes, trae una almohada de casa. Si no, asegúrate de conseguir una almohada apropiada. Las almohadas no son creadas iguales, y a menos que tú seas capaz de dormir sin una, esta es una vital pieza para descansar. ¿Están las camas acomodadas en litera o es individual? Si es individual, consigue algunos separadores para elevar la cama unos centímetros más. El espacio extra debajo de tu cama realmente puede ser útil.

2. El escritorio:

Ya que además de dormir, estarás estudiando mucho (eso esperamos), pues debes ponerle atención a tu escritorio. Algunos dormitorios tienen armarios-escritorios con luz y silla. Pon a prueba todo y asegúrate de que funciona. Haz una lista si hay algunos artículos adicionales necesarios para completar el escritorio. Esto pudiese ser unidades pequeñas de almacenamiento, una lámpara de escritorio (luces fluorescentes nunca son lo mejor) o un reemplazo de la silla con mejor soporte para la espalda. Toma las medidas antes de ir de compras por los suministros y los materiales de limpieza que entrarán en tu mano si tu compañero de cuarto se enferma.

3. Espacios iguales:

Ahora vamos a pasar al piso y las ventanas, las áreas comunes compartidas con el compañero o compañeros de cuarto. Conseguir un tapete es una excelente idea: protegerá las alfombras y calentará un piso de madera o linóleo. Asegúrate de que las cortinas son resistentes y no delicadas, si ellas lo son, pregunta por un set de reemplazo. Habla con tus compañeros de cuarto, quizás ellos tienen un tapete extra en casa o conocen a alguien que lo regale, antes de comprar uno. Lo mismo aplica para las cortinas. Trabajen juntos en el diseño del espacio compartido, ustedes estarán juntos por el próximo año y lo mejor es sacar el máximo provecho de ello.

¡Tómalo un paso a la vez y diviértete! Recuerda que menos es más, especialmente en espacios pequeños. La meta es tener un espacio agradable ya que querrás estar seguro de poder estudiar, pasar el rato y dormir en él. Va a ser tu hogar por el próximo año y mereces hacerlo verdaderamente tuyo.

Para más tips y consejos sobre la vida estudiantil, visita nuestra sección de contenido y mantente al día leyendo nuestros mensajes de Facebook y Twitter.

Buscar un curso

Selecciona un país
Posgrado
SOBRE EL AUTOR

cómo aprovechar el espacio de tu cuarto en una residencia estudiantil

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicaciones Publicitarias.

Dale un vistazo...